Es el área responsable del manejo de la información técnica de Protección Civil teniendo a su cargo la identificación de los peligros y riesgos naturales o antrópicos que puedan causar daño a la población, así como coordinar los mecanismos de alertamiento ante la ocurrencia o amenaza de algún fenómeno perturbador natural.